¿Por qué confundimos ofertas con rebajas?

Con el fin de aumentar sus ventas los establecimientos realizan de forma periódica distintos descuentos en los precios, destacando entre otras estrategias de precios diferenciales las ofertas y las rebajas. Muchas personas consideran que son lo mismo, pero ambas tienen sus diferencias legales que obligan a los establecimientos a ajustar el nombre a la acción sobre el precio que realmente están haciendo. Igualmente hay que considerar que no solo el sector de la moda puede acudir a ellas. Hablaremos por tanto de diferencias y motivos de uso de ofertas y rebajas.

portada_moda_8diasoro_opt

Imagen VIA El Corte Inglés

Empecemos por las ofertas. Cualquier producto de una empresa puede someterse a un periodo de oferta, en el cual su precio será menor al que tendría en condiciones normales. Ese producto no podrá tener taras o estar anticuado (su venta sería en outlets o tiendas de segunda mano). Además solo parte de los productos de la tienda podrán estar sometidos a ofertas, no todos, y hay que considerar que todo el producto que se incluya en la categoría sometida a ofertas deberá estar ofertado (habrá que delimitar bien qué productos lo estarán y cuáles no). Igualmente los productos ofertados deben estar indicados.

La normativa de las rebajas tradicionalmente ha estado más desarrollada. Hasta 2012 la elección de los periodos de rebajas era competencia del Estado y de las Comunidades Autónomas, de forma que se establecían periodos de al menos una semana y un máximo de dos meses comenzando en enero y julio. Actualmente el comercio tiene libertad para decidir cuándo hace las rebajas y cuál es su duración. Por tanto, la diferencia respecto a las ofertas ya no se basa en su periodicidad (anteriormente sí), sino en qué se promociona y cómo. La clave está en que todo producto rebajado debe haber estado anteriormente de venta al público en el mismo establecimiento a un precio mayor, debiendo indicarse el precio anterior y el rebajado. Por tanto no vale sacar productos de otras temporadas o que no hayan estado en exposición.

En ambos casos el objetivo es aumentar la ventas y en parte deshacerse de stock. Las ofertas además pueden buscar potenciar el lanzamiento de nuevos productos al mercado, incitar la prueba o servir de reclamo para la visita al establecimiento.

Por si queréis ver con más detalle la normativa de todos estos tipos de promociones podéis entrar en el siguiente enlace para ver la normativa estatal española (pinchar aquí), o las autonómicas de Cataluña (pinchar aquí) o Andalucía (pinchar aquí).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s