Formas de posicionar tu marca

Toda marca tiene una imagen en la mente del consumidor y toda marca presenta un posicionamiento concreto cuando es comparada con otras. Esto ocurre quiera o no la empresa, y aunque trate de controlarlo o no. Es muy simple, todos los mensajes que nos llegan como consumidores hacen que ubiquemos a cada marca en una especie de mapa en función de clasificaciones que hacemos según distintos aspectos. Por ejemplo, podemos encuadrar las marcas según dos atributos, como calidad y precio. Cada marca ocupará un espacio. Vamos a ver qué opciones tienen las marcas para situarse en el lugar que quieren en la mente del consumidor.

malagalogocg_opt

Imagen VIA http://www.malagaturismo.com/

Sigue leyendo

Anuncios

El posicionamiento de Font Vella

Muchas veces no comprendemos por qué una empresa elige un posicionamiento u otro, otras veces ni siquiera tenemos claro su posicionamiento, y en otros casos “flipamos” con lo que una empresa se cree que es y cómo interpreta que la sociedad les percibe. Para hablar del concepto de posicionamiento y por qué se hace vemos a ver el ejemplo de la marca Font Vella.

Sigue leyendo

Cómo hacer una matriz BCG y no morir en el intento I

Todos los años explico a mis alumnos una sencilla técnica que sirve para tomar decisiones sobre la cartera de productos de una empresa. Se trata de la Matriz BCG (Boston Consulting Group), la cual, mediante dos variables (tasa de crecimiento media del mercado y cuota de participación relativa de mercado) nos ayuda a decidir qué hacemos con la cartera. Esta matriz tiene muchos inconvenientes (demasiado básica, no tiene en cuenta otros factores, es subjetiva, etc.), aunque su simplicidad y facilidad hacen que podamos tener idea de forma rápida de por dónde va a ir el comportamiento de cada producto.

BCG_opt

Sigue leyendo

Aparatejos que prometen cambiar nuestras vidas

Cada año nos presentan en distintas ferias muchos productos que aseguran que nos cambiarán las vidas. Parece que estamos dentro de una carrera evolutiva mucho más veloz que la vivida en el mundo natural. ¿Por qué tanta prisa para sacar nuevos productos?

Los clientes podemos ser insaciables, siempre con ganas de productos nuevos que mejoren a los anteriores. Este hecho no se debe tanto a la mejora producida en las ventajas otorgadas por los productos, sino por el propio aburrimiento que puede provocar usar durante mucho tiempo un producto y a la imagen que puede otorgar de nosotros el ser innovadores y “modernos”. Todo ello, unido a las mejoras tecnológicas y a la carrera competitiva entre empresas nos somete a la aparición continua de nuevos productos, de los cuales menos de un 10% acaba asentándose en el mercado.

Sigue leyendo

Cliente, dime por qué me quieres

Uno de los errores más graves que puede cometer una empresa se basa en no comprender qué busca un cliente cuando acude a ella. Alguno pensará que se me está yendo la cabeza: “si la empresa vende televisiones, lo que le ofrece la empresa al cliente son televisiones”. ¿Seguro?

A lo largo de anteriores entradas he tratado de hacer ver que las empresas ofrecen soluciones a problemas y situaciones que experimentan sus clientes. Por ejemplo, ¿qué lleva a comprar una tele? Básicamente ocio y entretenimiento, ofrecer una imagen de sí mismo, e incluso evitar la soledad (a algunos nos sienta bien tener algo de fondo que nos haga compañía). La gente no compra una tele porque quiere una tele, sino por lo que le aporta la tele.

Sigue leyendo

Brangelina y otros productos

Cuando empiezo a explicar temas dedicados al producto siempre le pregunto a mis alumnos lo siguiente: ¿qué es un producto?

Lo más común es que me digan que es algo físico que se puede vender, como un teléfono, un zumo o una camisa. Alguno va más allá y me dice que se deben incluir los servicios, como una clase o una consulta médica. Aquí ya se ve la confusión, ya que hablan de productos y servicios, cuando no es así: el bien es físico y el servicio intangible, pero ambos son productos.

Sigue leyendo

¿Qué problema le puedo solucionar?

La pregunta que planteo en el título de este post es tan básica que a muchas organizaciones se les olvida. ¿Qué ofrece mi empresa? ¿qué espera mi cliente de mí? ¿lo que vendo sirve para lo que el cliente lo compra? ¿qué aporto a la sociedad? etc.

Sigue leyendo